Desde el Congreso

Inició la era de las alcaldesas

IGA_9089
  • En Querétaro ya son el 40%  y en el país serán muchas más: Marcela Torres Peimbert

 

Gloria Analco

SemMéxico. Cd. de México, 29 febrero 2016.- La era de las alcaldesas ya comenzó: 40 por ciento en Querétaro, ello podrá crecer en todo el país este año de renovación de autoridades en 12 entidades del país.

Así lo vaticina Marcela Torres Peimbert, Secretaria de Promoción Política de la Mujer del Partido Acción Nacional (PAN).

La también  senadora dijo que en su tierra natal gracias a las elecciones de 2015, existe el primer Congreso local  con más mujeres que hombres, con 13 mujeres de  25 curules.

En entrevista con SemMéxico consideró que esa situación favorable a las mujeres queretanas en la política puede extenderse a otros estados del país en los comicios del próximo 5 de junio, cuando estarán en juego 965 alcaldías en 11 entidades y 388 diputaciones en 12 estados de la República.

Apuntó que la paridad de género ya es una realidad, y que si bien en las elecciones de 2015 sólo dos de los 17 estados participantes presentaron listas de candidaturas paritarias para las presidencias municipales -entre esos dos Querétaro-, los estados donde habrá elecciones deberán cumplir la paridad en todas las candidaturas, incluidas las alcaldías.

Torres Peimbert precisó que eso quedó claramente establecido en “la hoja de ruta” que seguirá el Instituto Nacional Electoral (INE) en las próximas elecciones y que respalda la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), ya que ambas instituciones favorecen garantizar la paridad de género en todos los cargos de elección popular, salvo el caso de las gubernaturas.

El carácter es de “obligatoriedad” a favor de la paridad, indicó y dijo que el reto es que de los mil 365 cargos de elección popular que estarán en juego en los próximos comicios, un porcentaje sin precedente de presidencias municipales y curules sea para las mujeres, así como además posiblemente dos gubernaturas, una de ellas podría ser para su partido en el estado de Tlaxcala.

“El cambio ha sido notable y significativo”, apuntó la senadora Torres Peimbert, integrante también de la Red de Mujeres en Plural, organización que ha emprendido duras batallas ante el Tribunal Electoral Federal para que sea respetada la paridad y también ampliada a los cargos edilicios (presidencias municipales, regidurías y sindicaturas).

La Red Mujeres en Plural, dijo, ha hecho avanzar el proceso electoral a favor de las mujeres al propiciar que el TEPJF emitiera sentencias que ahora obligan a los partidos políticos a respetar la paridad en las elecciones de 2016 también en presidencias municipales, por haber sentado jurisprudencia con los casos de Tabasco y Querétaro.

La entidad que no lo haga, agregó, se estará exponiendo a una sentencia del TEPJF como ocurrió en Querétaro cuando los partidos del PRI y el PAN tuvieron que modificar sus listas e incluir a mujeres en paridad con los hombres para las alcaldías, lo cual dio por resultado, dijo, que casi la mitad de los municipios estén ahora gobernados por mujeres.

Precisó que eso fue posible porque Mujeres en Plural presentó impugnaciones ante el TEPJF para que cinco estados del país aplicaran la paridad de género en las candidaturas a presidencias municipales, pero que fue posible hacerlo sólo en Querétaro y Tabasco por lo avanzado del proceso electoral en esa oportunidad, en los comicios de 2015.

Esa sentencia del Tribunal, dijo, abrió el camino y creo jurisprudencia para que todas las entidades que tendrán elecciones este año apliquen la paridad de género en alcaldías, regidurías y sindicaturas, es decir, tanto en forma horizontal como vertical, lo cual significan listas paritarias para todos los cargos edilicios, además de los congresos locales.

La senadora Torres Peimbert fue una de las principales artífices para que fuera elevada a rango constitucional la paridad de género en la conformación de los órganos legislativos del país, lo cual impulsaría la presencia de las mujeres, sobre todo en la Cámara de Diputados federal.

Torres Peimbert jugó un papel clave para que a regañadientes los senadores repusieran el párrafo de la paridad de género que antes de la votación de la Reforma Político-Electoral había sido retirado del artículo 41 constitucional, contrariando lo que previamente había sido negociado.

Le pedimos a la senadora Torres Peimbert que nos narrara cómo fueron los hechos la madrugada del 4 de diciembre de 2013, cuando en la Cámara de Senadores se encontraba en su apogeo la discusión entre partidos sobre la Reforma Política-Electoral que iba a ser aprobada esa misma noche.

La senadora echó un último vistazo al artículo 41 constitucional que iba ser modificado para incorporar el concepto de paridad y la obligación de los partidos políticos para postular 50 por ciento de hombres y 50 por ciento mujeres en candidaturas a los Congresos federal y locales.

Para su sorpresa observó que el párrafo de la paridad había sido eliminado, lo cual, además, no había sido la primera vez.

Contó Torres Peimbert que varias veces fue retirado el párrafo de la paridad durante el proceso de las negociaciones, lo cual obligaba a las senadoras, una y otra vez, a volver a la carga hasta que volvía a ser restituido.

Parecía un juego, pero no lo era en absoluto. Se trataba de una fuerte resistencia de la clase política que sólo había estado simulando una apertura.

Frente a esos antecedentes, Torres Peimbert quiso ver esa noche si el párrafo de la paridad estaba en su lugar. “Era como la una de la madrugada. Al ver que lo habían vuelto a quitar fui a hablar con un compañero de mi partido, miembro de la mesa directiva del Senado, y se lo conté”.

La respuesta que recibió de él, la llenó de asombro: “No te preocupes, lo podemos poner como un transitorio”, a lo cual ella le contestó: “¡De ninguna manera, en los transitorios fácilmente se lo pueden pasar por alto!”

Entonces fue a ver a las senadoras Diva Hadamira Gastélum Bajo y Angélica de la Peña Gómez, a quienes enteró sobre lo que estaba sucediendo y que significaba un fuerte golpe del machismo a la lucha de las mujeres para conquistar sus derechos electorales.

La situación obligó a las senadoras a medir fuerzas al interior del Senado, presionando para que el párrafo volviera a su lugar, pero la resistencia que opusieron los partidos políticos fue excesiva.

Las senadoras amenazaron entonces con abandonar el recinto legislativo, mientras una a una subía a la tribuna a denunciar el hecho, hasta que en los pasillos del Senado, Marcela Torres Peimbert y otras senadoras se toparon con Emilio Gamboa Patrón, líder de los senadores priistas.

Gamboa Patrón las condujo a sus oficinas, les preguntó: ¿Qué es lo que quieren meter? Le contestaron que estaban presionando para que se incluyera la participación 50 por ciento hombres y 50 por ciento mujeres en el artículo 41 constitucional.

Fue un momento crucial -comentó la senadora Torres Peimbert- para lograr un acuerdo que a esas alturas parecía imposible, pero dijo que esa plática discurrió en un ambiente donde Gamboa Patrón logró hacer prevalecer la cordura en sus colegas hombres y la paridad de género fue elevada a rango constitucional esa misma noche.

En las elecciones intermedias de 2015 llegaron a la Cámara de Diputados, como algo inédito, 212 diputadas, 117 elegidas por Mayoría Relativa y 95 por Representación Proporcional, lo cual significó el 42.5 por ciento de mujeres en la cámara baja.